Patrocinadores




RIEGO POR OSMOSIS EN PALTOS

RIEGO POR OSMOSIS EN PALTOS


Durante los últimos años, se ha observado en la cuenca del Maipo y en otras áreas vinculadas al desarrollo urbano, un constante aumento en la concentración de cloruros en las aguas de riego. Puntualmente, en la zona de Mallarauco, la calidad de agua presenta concentraciones de cloruros que llegan a 250 ppm en temporada crítica, por lo que los huertos de paltos evidencian efectos directos generados por la alta concentración de cloruros en el agua de riego.
________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Desde el año 2013, Agroriego Tattersall, en conjunto con Culligan y Agrícola AT, desarrollaron un proyecto cuyo objetivo requería aumentar la productividad por hectárea de los huertos de paltos afectados por la presencia de sales en el agua de riego, incorporando un equipo de osmosis inversa capaz de remover dichas sales, específicamente el ion Cl-existentes en el agua de riego, y un sistema de mezcla que permitiera balancear la composición entre agua de osmosis y agua de riego para alcanzar la calidad objetivo.

Luego de 24 meses de operación continuada (2016-2017 y 2017-2018), los resultados observados en cosecha muestran un aumento cercano al 40% en kilos por hectárea, comparando los sectores regados con agua con osmosis y los sectores testigo, mejorando considerablemente el calibre de los frutos, lo cual se traduce en un aumento cercano al 50% en ventas, permitiendo así financiar la inversión en 2 años.

Antecedentes del proyecto
Agrícola El Quillay, ubicada en el sector de Mallarauco, RM, de propiedad de AT Agrícola SPA, cuenta desde el año 2005 con 160 hectáreas de paltos Hass, plantados en cerro y regados mediante sistema de microaspersión y 60 hectáreas de cítricos regadas en las partes bajas del campo, que complementan operativamente la producción durante el año. Ambos huertos son regados con aguas del canal Mallarauco, captadas desde el Rio Mapocho, aguas abajo de la descarga de las plantas de tratamiento La Farfana y El Trebal, que depuran las aguas servidas de la ciudad de Santiago.

Cloruros en el agua
Durante los últimos años, se ha observado en la cuenca del Maipo y en otras áreas vinculadas al desarrollo urbano, un constante aumento en la concentración de cloruros en las aguas de riego. Este aumento en la concentración del ion Cl- observado en canales y pozos de la zona central de Chile, afecta directamente el potencial productivo de especies sensibles a este ión. (Ver Cuadro 1)

Puntualmente, en la zona de Mallarauco, la calidad de agua presenta concentraciones de cloruros que exceden los 200 ppm en temporada critica, por lo que los huertos de paltos existentes en la zona representan un ejemplo concreto de las especies afectadas por la alta concentración de cloruros en el agua de riego. (Ver Cuadro 2)

Efecto sobre huertos de paltos
Dentro de los principales efectos observados, destacan los siguientes: alteración en la estructura del suelo; disminución en la capacidad de la planta de captar agua y nutrientes; daño foliar con la consecuente disminución de la superficie fotosintética. Todo esto se traduce en un debilitamiento general del árbol y, por lo tanto, una disminución en la producción.

Diferentes cultivos tienes diferentes tolerancias a la salinidad. En el riego de paltos se ha identificado un punto de inflexión si la conductividad supera los 0,75 dS/m. Adicionalmente, la tolerancia asociada a cloruros está determinada por el total anual de sales que absorbe el árbol. Así, dependiendo del volumen anual de agua repuesto mediante riego, el punto de inflexión se observa si la concentración de cloruros esta por sobre los 35 a 80 ppm dependiendo del patrón de injerto utilizado. Sobre este valor, el árbol comienza a percibir los efectos de la salinidad, llegando incluso a perder la totalidad de sus hojas en temporada de floración y cuaja, afectando considerablemente la producción de los años venideros.

Solución implementada
A fines del año 2015, y luego de varios años de investigación, pilotaje y trabajo en conjunto con el cliente y su equipo de asesores, Agroriego Tattersall instaló en Agrícola El Quillay un sistema de tratamiento para mejorar la calidad del agua de riego de paltos en dicho campo.

Descripción de la Osmosis Inversa
El objetivo del proyecto requería aumentar la productividad por hectárea de los huertos de paltos afectados por la presencia de sales en el agua de riego, mediante una solución que se adecuara técnica y económicamente a la realidad del agricultor. Para esto, la solución implementada consistió en un equipo de osmosis inversa capaz de remover las sales en el agua de riego, y un sistema de mezcla que permitiera balancear la composición entre agua de osmosis y agua de riego para obtener la calidad objetivo requerida. (Ver Cuadro 3)

Un sistema de osmosis inversa cuenta con dos componentes principales: sistema de pretratamiento y sistema de osmosis inversa. El sistema de pretratamiento se diseña dependiendo de la calidad del agua disponible y comprende desde filtros desechables de 1 a 5 micras para remover impurezas en el agua, hasta sistemas más complejos que permiten reducir el contenido de solidos suspendidos (turbidez) o abatir componentes como hierro o manganeso, que afectan el funcionamiento del proceso de osmosis inversa. A su vez, el sistema de osmosis inversa cuenta con tres elementos esenciales: el equipo de bombeo de alta presión, que permite vencer la presión osmótica del agua a tratar, y cumplir con los requerimientos operativos de la fase siguiente; los módulos para membranas de osmosis inversa, que constituyen el componente clave del sistema, y permiten realizar la separación del agua de permeado con bajísimo contenido de sales (agua tratada) del concentrado o salmuera (rechazo), que contiene una alta concentración de sales; y por último, la instrumentación necesaria para monitorear el proceso y controlar variables críticas de operación. Todos estos componentes se integran en un proceso que además considera un sistema de mezcla e inyección al sistema de riego, para cumplir con el objetivo final establecido.

Actualmente el proyecto cuenta con cuatro equipos de osmosis inversa en funcionamiento, que permiten regar la totalidad del campo con agua que cuenta con condiciones óptimas para la producción de este frutal. Adicionalmente, hemos expandido la cobertura de esta tecnología, llegando a regar 435 hectareas de paltos en la región metropolitana y quinta región. 

Resultados
Desde la implementación del proyecto, se ha llevado un control objetivo de los efectos observados en el huerto de paltos, llevando un registro minucioso de las mejoras en la producción de los paltos que han sido regados con agua de osmosis, comparándolo con un sector de cada equipo que fue dejado como testigo y no ha sido regado con agua de osmosis. Así, los huertos que han formado parte del análisis y el porcentaje del tiempo que han recibido agua de riego mezclada con agua de osmosis se resumen en el siguiente cuadro:

TEMPORADA EQUIPO A EQUIPO B EQUIPO C
2016 – 2017 100% 0% 0%
2017 - 2018 100% 40% 0%


Resultados visuales
Desde que se implementó la solución en 2015, la apariencia visual del huerto mejoró considerablemente a los pocos meses, observándose una disminución evidente de hojas quemadas y un cambio de color en el aspecto general del huerto, de un verde amarillento a un verde oscuro más vivo. (Ver imágenes 1, 2 y 3)

Resultados de producción
Respecto a la producción, luego de 24 meses con el sistema en operación (2016-2017 y 2017-2018), los resultados observados en cosecha muestran un aumento de más de 40% en kilos por hectárea, comparando los sectores regados con agua con osmosis y los sectores testigo. Los resultados presentados en la tabla siguiente permiten observar un aumento cercano al 30% en los calibres grandes (36 a 48 respectivamente) y una disminución en los calibres menores (60 a 84), lo cual refleja un cambio en la distribución porcentual de kilos por hectárea hacia calibres de mayor tamaño. (Ver Cuadro 4)

Resultados de venta
Adicionalmente, debido a valoración diferenciada del kilo de palta dependiendo del calibre, la mejora se acentúa aún más en términos de venta por hectárea, llegando a un aumento cercano al 47% explicado por fruta de mayor calibre. (Ver Cuadro 5)

Así, el resumen de los resultados luego de dos temporadas completas de riego utilizando mezcla con agua de osmosis son: (Ver Cuadro 6)

Justificación económica
Este aumento significativo en la producción, sumado a los beneficios adicionales observados justifican económicamente en menos de dos años la inversión en tecnología de tratamiento de aguas. (Ver Cuadro 7)

Esta diferencia se explica fundamentalmente por el aumento en el calibre de la fruta, ya que posterior al periodo de floración y cuaja, el árbol se encuentra en mejores condiciones y es capaz de “llevar a término” fruta de mayor tamaño, lo que se traduce en más kilos por hectárea. A su vez, permite alcanzar el potencial productivo del huerto y atenuar la estacionalidad asociada a la calidad del agua, controlando de mejor manera los riesgos y contando con un huerto mejor preparado para enfrentar otros problemas críticos, como por ejemplo heladas primaverales.

Para solucionar cualquier duda, lo invitamos a tomar contacto con nosotros al teléfono +56 9 6568 5696, o al correo electrónico psilva@tattersall.cl

Por Pablo T. Silva Jordan
Gestión y Calidad de Agua
AGRORIEGO TATTERSALL S.A.