Patrocinadores




ALGUNAS MEGATENDENCIAS EN LA PRODUCCIÓN DE ALIMENTOS

ALGUNAS MEGATENDENCIAS EN LA PRODUCCIÓN DE ALIMENTOS

Por Gustavo Aravena Paillalef
Ingeniero Agrónomo. MBA
Director de Vinculación con el Medio
Facultad de Ciencias Agropecuarias y Forestales
Universidad de La Frontera
gustavo.aravena@ufrontera.cl

____________________________________________________________________________________________________________________________________________

La agricultura como sector económico debe satisfacer la necesidad permanente de la población mundial del acceso a los alimentos. No obstante ello, también debe asegurar que los recursos naturales sigan entregando sostenidamente los medios productivos para las próximas generaciones. Existe por tanto en la sociedad en general y en los productores en particular, una mayor conciencia por el cuidado del medio ambiente.

En el presente estamos vivenciando un cambio de época en todo orden de cosas y la agricultura no escapa a ello, en cuanto a la emergencia de megatendencias en el mercado de los alimentos. Crecientemente para el medio productivo aparecen orientaciones, normas y protocolos orientados al adecuado uso de los recursos naturales y al manejo de los ecosistemas productivos orientados a la sostenibilidad del medio ambiente.

Ahora bien, durante décadas la agricultura se ha preocupado del efecto de diversas variables de manejo sobre el rendimiento y otros factores. De hecho muchas recomendaciones técnicas aún se basan en consideraciones específicas y no toman en cuenta los restantes aspectos del ecosistema productivo. Evidentemente este paradigma se encuentra en una dinámica de modificación, lo que implica cambios culturales especialmente en las nuevas generaciones de productores. El cuidado del medio ambiente ya no es una opción, sino que una necesidad. La sociedad así lo demanda y eso es especialmente evidente en los jóvenes de hoy.

Es evidente que en la búsqueda de la competitividad, en muchos sentidos, se ha ido perdiendo la preocupación del efecto del impacto de las actividades humanas en los ecosistemas naturales. El ser humano es quién interviene la naturaleza y genera impactos sobre ella. La sostenibilidad de los agroecosistemas productivos debe ser una línea permanente de trabajo. La innovación por tanto, encuentra aquí un amplio campo de aplicaciones dentro de los sistemas productivos a través de mejores tecnologías y procesos para manejo ambiental.

Asociado a los temas de medio ambiente y de la sostenibilidad en general, los nuevos escenarios productivos en el sector agroalimentario, presenta asimismo nuevos desafíos en el ámbito del marketing agroalimentario, el que al presente ha sido parcialmente aprovechado como herramienta efectiva de negocios agroalimentarios. Hoy al consumidor sí le importa de modo creciente el cuidado del medio ambiente y la calidad de la producción en términos de que los alimentos generados sean más saludables para el bienestar humano. El marketing agroalimentario necesariamente debe hacerse cargo de incorporar dentro de sus estrategias estos factores que son muy importantes dentro de las megatendencias de consumo de la sociedad actual, que está en un proceso de evolución y por cierto lo seguirá haciendo, toda vez que existe una clara relación entre alimentación y estado de salud.

Es oportuno mencionar a modo de ejemplo, que el concepto de alimento funcional se ha globalizado y popularizado crecientemente dentro de la población. Los consumidores se manifiestan cada vez más interesados en el binomio salud – alimentación; lo que conlleva una creciente demanda por productos que ofrecen beneficios para la salud. Por lo tanto en este ámbito se generan oportunidades de desarrollar productos de esta naturaleza en un mercado de rápida expansión. Los procesos de I+D+i en este tema son un área prioritaria en el mundo.

Por otra parte, los mercados agroalimentarios muestran transformaciones significativas, y entre las variables que han contribuido a ello, destacan los cambios en los paradigmas de consumo, los gustos y preferencias de los consumidores, que se orientan cada vez más hacia productos alimenticios de mayor calidad e inocuidad, de fácil preparación, más saludables y con mejores características nutricionales. Nuevos segmentos de demanda están emergiendo como por ejemplo los productos naturales, con diversos tipos de certificaciones y ciertamente poseedores de cualidades nutritivas específicas.

El dinamismo en los hábitos y preferencias de los consumidores, obligan a realizar acciones para conocer los gustos y preferencias del consumidor final, con el propósito de desarrollar estrategias de inserción, desarrollo y permanencia de productos en nichos de mercado.

La calidad de un producto agroalimentario protegido por indicación geográfica, denominación de origen o marca colectiva o bien otro tipo de certificaciones, contribuyen al desarrollo y promoción de productos, lo que posibilita atraer a los consumidores a través de determinados atributos. El mercado actual presenta preferencias por productos naturales ligados a la tierra, más cercanos con su estado original y a las tradiciones, que los consumidores conocen y valoran. Esto configura una ventaja competitiva para el desarrollo de productos en el mercado y brinda más elementos para que los productores puedan diferenciar la oferta. El consumidor así como demanda diferenciación, también desea contar con medios de verificación a través de la certificación de estas diferencias y calidades exigidas, de allí lo importancia de desarrollar sellos y marcas con conceptos vinculantes.

En el ámbito internacional, el grado de exigencia de los consumidores respecto de los productos en general, se ha elevado y diversificado en función del aumento de la información disponible y ante la multiplicación de una mayor variedad de productos en oferta. Hoy nos encontramos frente a un consumidor muy consciente y selectivo al momento de realizar sus compras. Él mismo se interesa por conocer aspectos sobre la naturaleza del producto, métodos de producción y/o transformación y de respaldo de las características específicas que ofrece el producto agroalimentario.

La calidad en actual contexto de mercado, significa un compromiso cada vez mayor entre los productores y consumidores en el uso de protocolos y sellos de calidad, lo que finalmente tiene como uno de sus objetivos dar garantías a los consumidores sobre el origen del producto y su modo de fabricación.

Los productos bajo sellos de calidad han demostrado potencialidades mucho mayores, como la capacidad de satisfacer todo tipo de orientación en el consumo y la de adaptarse rápido a la evolución del mercado, ya que no se trata de algo rígido, sino de un marco conceptual dinámico, como una forma distinta de trabajar el producto de origen agropecuario sobre la base de una relación más moderna entre cada eslabón de la cadena productiva.

En los mercados globalizados, en donde las exigencias por calidad presionan hacia la homogenización de los procesos y productos, en donde el aseguramiento de la inocuidad alimentaria o el cumplimiento de estándares internacionales empiezan a constituir la línea de base para una oferta de productos en afán competitivo, en cuanto a no queda otra opción que asumir como condición de entrada a los mercados, el cumplimiento irrestricto de estas exigencias. En este contexto es necesario avanzar en nuevas formas de diferenciación que incluyan progresivamente distintas variables de interés para los consumidores, tales como inocuidad, origen, sustentabilidad y otros; a través de herramientas de certificación técnica, económica y social que garanticen crecientemente a los consumidores, la calidad en su más amplia y compleja acepción y que finalmente se traducen en gustos y preferencias.

Finalmente es necesario enfatizar que en la búsqueda de nuevas alternativas productivas, no sólo es importante aplicar tecnología de vanguardia, sino que también es necesario considerar los cuidados del medio ambiente, las grandes tendencias de los consumidores y tener certezas acerca de lo que demanda la sociedad en cuanto a productos agroalimentarios, lo que siempre estará en un proceso dinámico de evolución.



Campo&Tecnología © 2019