Campoytecnologia.cl
Noticia - 12 de enero a las 11:40

Sala rotativa de ordeña

LECHERÍA DE PRECISIÓNQUE AYUDA A ENTABILIZAR EL NEGOCIO.


La automatización del proceso a través de esta tecnología le ha permitido a Arturo Gebauer agilizar el flujo de ordeña y concentrarse ahora en elevar la producción de materia seca por hectárea en su predio ubicado en la Comuna de Puerto Octay.


El 7 de octubre de 2019 es una fecha que difícilmente olvidarán en el fundo Los Zanjones, ubicado en el sector El Volcán, Comuna de Puerto Octay. Es que hace un poco más de un año, su propietario, el médico veterinario Arturo Gebauer Bittner, decidió dar un paso significativo en la modernización de la explotación lechera, esa misma que fundara su padre, don Rudolfo Gebauer Hitschfeld, pero que hoy día inicia una nueva etapa con la puesta en marcha de una moderna y sofisticada sala rotativa de ordeña.


Esta plataforma tecnológica ofrece una serie de ventajas a las explotaciones que buscan aumentar sus volúmenes producidos, donde una ordeña continua y consistente gracias a un concepto de tránsito de vacas óptimo, bajo criterios de bienestar animal y comodidad para el personal de ordeña, permiten al productor enfocarse en mejorar otros criterios para alcanzar el máximo potencial productivo del predio lechero.


“Apuntamos a que el flujo de ordeña sea más rápido”, dice Arturo, aclarando que cualquier sistema por más convencional que sea puede ser tan o más eficiente, lo que depende en gran medida a la expertice en el modo de trabajo que tenga una explotación.


De la misma manera, advierte que un sistema robotizado puede ser también una muy buena alternativa pero las características de diseño de su predio sugirió descartarlo y optar por la sala rotativa que incluye modernas herramientas para manejar una mayor cantidad de información y lograr una ordeña altamente tecnológica.


“Siguiendo criterios productivos, de bienestar animal y el siempre crítico factor humano, la sala rotativa encaja de la mejor manera para ordeñar nuestro plantel de 900 vacas, acortando el proceso de ordeña a un ritmo de 250 vacas por hora promedio”, dice.


SALA ROTATIVA

La plataforma rotativa DeLaval E100 con sistema DelPro es una sala de ordeña de 50 puntos, con sistema integrado de alimentación, medición de estado corporal (cámara) y peso (romana), información que se va indexando a la alimentación. La automatización es tal que las raciones, a base de pradera, maíz, soja y concentrado comercial, están dadas según estos criterios y a los litros de leche que esté produciendo cada vaca. Las raciones oscilan entre los 230 ó 240 gr por cada litro de leche producido.


“De este modo, si el sistema detecta una vaca que está aumentando mucho de peso restringimos el aporte de maíz (energía); no obstante, si está produciendo buenos litros para que la vamos a castigar tanto y le aumentamos la ración de proteína, es decir, sólo le quitamos el ingrediente que la está engordando. Este chequeo lo vamos haciendo una vez a la semana”, explica.


Tal vez el aspecto más complejo – agrega Arturo – fue acostumbrar el rebaño al nuevo sistema. “No es fácil. Estuvimos ´poniéndole el hombro a las vacas´ durante tres días. Mantuvimos operando la sala antigua y a la salida les dimos una pasada por la plataforma para que poco a poco se vayan acostumbrando, colocándoles alimento para condicionarlas y, de esta manera, no generar un estrés demasiado fuerte que pudiera repercutir en una baja en la producción”, dice, añadiendo que un piño de vaquillas de primer parto fueron las que más rápido se adaptaron.


La leche que se extrae desde los 50 puntos que tiene la plataforma es conducida a un estanque de enfriamiento de 24 mil litros de capacidad, esperando habilitar para esta temporada uno adicional y, así, aumentar la capacidad de almacenaje.


El productor se declara feliz con los resultados obtenidos con esta tecnología, al igual que sus trabajadores que están ordeñando bastante más relajados, teniendo ahora el tiempo suficiente para atender otros trabajos como la limpieza de toda la estructura y los distintos patios de alimentación y espera.


Con respecto a la optimización del uso del agua de lavado de patios, se instaló un sistema de separación de sólidos y así obtener “aguas verdes” que alimentan tres estanques de 20.000 litros cada uno y que permiten la activación de 15 válvulas para realizar “flushing” para lavado. Para esto se utilizan 2 bombas y un separador eléctrico de Marca Bauer. La parte sólida de éste proceso se esparce con carro estiércolero a las praderas y la líquida se reutiliza para el lavado de los diferentes patios de la sala.


Gracias a esta tecnología, el productor está enfocado ahora en aumentar su producción de materia seca por hectárea y, así, incrementar los volúmenes de leche producida. También de carne porque engorda los terneros machos. “Si soy capaz de producir más alimento a un costo razonable voy a poder producir más litros de leche y kilos de carne. Nuestras praderas tienen una brecha enorme que avanzar en este sentido. Hay semillas y hay variedades que nos debieran llevar a aumentar la producción de materia seca. Ese es el principal desafío de la explotación hoy día”, concluye.