Campoytecnologia.cl
Empresa - 30 de septiembre a las 19:03

AGRICULTOR Y PRESTADOR DE SERVICIOS QUE BUSCA AUMENTAR LA PRODUCTIVIDAD

Con el desafío de satisfacer no sólo la mayor demanda de forraje conservado sino también contar con uno de la mejor calidad, tanto para su plantel ganadero como el de sus clientes, el productor lechero unionino, Jorge Carrasco, describe como un hito en su modelo productivo la adquisición de la rotoenfardadora KUHN modelo FBP 3135.


Desde 2019, las miradas en el fundo Chiscahue, ubicado en el sector Traiguén, camino a Puerto Nuevo, Comuna de La Unión, no sólo se dirigen a las vacas que recorren sus generosas praderas, sino también a la robusta presencia de la rotoenfardadora modelo FBP 3135, que desde septiembre a marzo inicia una frenética labor por distintos predios elaborando bolos de silo y heno. Es que además de satisfacer la demanda para su propia explotación lechera, Jorge, en compañía de su hijo Geobani, recorren incansablemente diversos sectores rurales de Río Bueno y La Unión como eficientes prestadores de servicio.


“Hace cinco años me dedicó a los servicios. Y creo que no lo hemos hecho mal porque todos los años se suman más y más clientes”, dice este productor cooperado de la COLUN, que durante la última temporada elaboró nada menos que 20 mil bolos de silo y paja, de los cuales 3 mil se destinaron para consumo de su explotación lechera.


Es que antes de todo, Jorge se define como productor, actividad que inició hace más 30 años cuando una vez casado, con Ingrid Gebauer, llegó al predio que pertenecía a sus suegros, abocándose de inmediato a sacar adelante una pequeña lechería con 16 vacas que ordeñaba a mano. Hoy día, el predio abarca una superficie de 170 ha con 200 vacas de raza Holstein y con una producción anual de 1,9 millones de lt.


“El camino ha sido largo, con dificultades pero siempre con esfuerzo. Lo mismo en la prestación de servicios, que iniciamos sin buscarla sino para satisfacer nuestras propias necesidades. Comenzamos haciendo mil bolos, luego 2 mil hasta que logramos los 5 mil por temporada, pero con una logística tremenda al desplazar con tres tractores un <convoy> integrado por segadora, rastrillo pateador, hilerador, rotoenfardadora (KUHN modelo VB 2160) y encintadora”, cuenta el productor.


Y es ahí – a juicio de Jorge – donde radica una de las primeras ventajas de la rotoenfardadora KUHN modelo FBP 3135, máquina que recordemos obtuvo el 2018 el premio Máquina del Año en la categoría Recolección, en la Agritechnica, la feria de maquinaria agrícola más importante de Europa, realizada todos los años en Hannover, Alemania.


“Gracias a su sistema combinado de rotoenfardadora de cámara fija con encintadora, bajamos costos al tener una pasada menos con tractor y, por consiguiente, ahorrándonos un operador”, destaca.


“Además de la economía y de facilitar el trabajo de los operarios, permite elaborar bolos más prensados y, por ende, de mayor peso, obteniendo un bolo de mejor calidad”, agrega, destacando que los bolos de primer corte quedan con un peso sobre los 750 kg y de no menos de 650 kg para aquellos de segundo y tercer corte.


Durante la última temporada, realizó en promedio 300 bolos por jornada, llegando incluso a los 350 en una sola jornada. “Pero con esta máquina, aprovechando bien el día y sin ningún inconveniente durante la faena puedes llegar sin ningún inconveniente a los 450 bolos diarios”, dice.


Rotoenfardoras más eficientes

Por su parte, Andrés Oliger, representante de ventas zona sur de Kuhn Chile, destaca que hoy día operan en nuestro país dos de estos modelos: uno en la región de La Araucanía y este en Los Ríos, siendo una de las rotoenfardadoras más eficientes del mercado.


Otra de sus características es el exclusivo sistema por atado con plástico desarrollado por KUHN, el cual ayuda a conseguir la mejor calidad de ensilado al menor costo, permitiendo un manejo más fácil y el reciclaje de este material.


“La envoltura cilíndrica garantiza que las pacas permanezcan en perfecto estado, incluso durante períodos de almacenamiento más largos. El sistema KUHN funciona con dos rollos de plástico de 750 mm en lugar de un rollo grande. Gracias a esto, se puede ahorrar un 30% debido a la mayor proporción de pre-estiramiento. Además, el rollo de plástico se fabrica de forma más ergonómica, ya que los rollos pesan sólo aproximadamente 27 kg en lugar de 40 kg”, destaca.


Con el objetivo de realizar un empacado de gran fiabilidad, donde factores como rendimiento de trabajo, la calidad del bolso y su densidad aseguran una mayor rentabilidad en esta importante faena. Y es por ello que las características e innovaciones exclusivas de las empacadoras de KUHN marcan la diferencia en cuanto a eficiencia y versatilidad que requieren los agricultores de hoy.